Archivo de la categoría: Vidas de santos

Venerable Isidoro Zorzano Ledesma (V)

En la Ciudad Eterna

(El relato está tomado de José Miguel Pero-Sanz, Isidoro Zorzano. Ingeniero Industrial, Palabra 1996, pp.112-118 y 147-148)

En agosto de 1930 Isidoro recibió en Málaga donde vivía y trabajaba como ingeniero, una postal de san Josemaría en la que le decía: cuando vengas por Madrid no dejes de venirme a verme. Tengo cosas muy interesantes que contarte (1). San Josemaría quería hablarle del Opus Dei. El 24 de ese mismo mes se encontraron providencialmente en una calle de Madrid. Estuvieron conversando y ante los ojos de Isidoro apareció el ideal de santidad al que aspiraba. En las explicaciones del Fundador de la Obra reconoció la vocación que llevaba tiempo buscando sin encontrar: una vocación a la santidad a través de su trabajo profesional de ingeniero, bien realizado, bien acabado y ofrecido a Dios. Esa noche Isidoro continuó su viaje hacia Logroño y escribió: Me encuentro ahora completamente confortado; mi espíritu se encuentra invadido de un bienestar, de una paz que no había sentido hasta ahora. Se daba cuenta de que comenzaba una nueva era en su vida.

Pocos años después, en el verano de 1933, Isidoro hizo un viaje a roma, con motivo del año jubilar convocado por Pío XI para conmemorar los XIX siglos de la Redención. Animó a su amigo Antonio Lorenzo a viajar con él para ganar el jubileo. El 24 de agosto salieron en barco desde Gibraltar. Nada más llegar a Roma, visitaron las cuatro Basílicas mayores para ganar el jubileo, y también otros atractivos históricos de la ciudad. Después escribiría que se conmovió al evocar en su propio ambiente la vida de los primeros cristianos. Dos días antes de salir de España había escrito a san Josemaría manifestándole su ilusión por ese viaje: vivir los primeros tiempos de la vida del cristianismo en el Coliseo; (…) rezar a los santos mártires, cuya sangre derramada ha sido la savia que ha desarrollado nuestra fe y cimentado la primera era cristiana (1). Esa devoción a los primeros cristianos la había aprendido del Fundador del Opus Dei.

San Josemaría le había encargado comprar una talla de san Pedro, sedente, lo más grande posible. Isidoro recorrió tiendas y almacenes pero sólo pudo encontrar una imagen de metal, más bien pequeña y de escasa calidad. Pío XI bendijo esa imagen, pues unos sacerdotes, hospedados en el mismo hotel, facilitaron a Isidoro y a su amigo incorporarse a un grupo que fue recibido por el Santo Padre. Isidoro sería el primer miembro del Opus Dei que vio a un Papa.

En un punto de Camino se advierte el eco de ese amor al Papa que el Fundador del Opus Dei transmitió a los primeros de la Obra: Católico, Apostólico, ¡Romano! -Me gusta que seas muy romano. Y que tengas deseos de hacer tu ‘romería’, ‘videre Petrum’, para ver a Pedro (n. 520).

***

(1) Carta de Isidoro a san Josemaría, citada por P. Rodríguez, Camino. Edición crítico-histórica, Rialp 2002, p. 649

Anuncios

Venerable Isidoro Zorzano Ledesma (IV)

Administrador fiel

En 1939, al terminar la guerra civil, Isidoro fue readmitido en los Ferrocarriles del Oeste, en Madrid, como Ingeniero de la División de Material y Tracción. Su jornada laboral transcurría de siete de la mañana a dos de la tarde.

Su empleo le obligaba a realizar frecuentes viajes para “tomar el pulso” -como solía decir- a las locomotoras encargada o reparadas en distintas ciudades españolas. Los proveedores advirtieron pronto que el Siervo de Dios trabajaba a conciencia: era meticuloso, ordenado, estaba en los detalles, y procuraba hacer aquel trabajo en presencia de Dios. El director de una empresa de Valencia le propuso que se fuera a trabajar con él, pero Isidoro declinó la propuesta, porque sabía que su puesto estaba en Madrid donde, después de su jornada laboral, se ocupaba del cometido que san Josemaría le había encargado: era el Administrador general del Opus Dei.

¿En qué consistía ese encargo? Fundamentalmente en participar en los mil apuros que pasaba el Fundador, para promover la instalación de nuevos Centros del Opus Dei en Madrid, Valencia, Barcelona, Valladolid,… donde aumentaba el número de personas que solicitaban la admisión en la Obra. La felicidad cada vez que se instalaba un nuevo sagrario era manifiesta, aunque cada residencia suponía otro quebradero de cabeza, porque exigía cumplir la obligación de justicia de no retrasar el pago a los proveedores, y así lo transmitió a los gestores de las entidades promotoras de cada residencia.

Aparte de ocuparse por la instalación de los Centros, debía orientar la gestión económica de las distintas residencias. En la de Jenner, por ejemplo, Isidoro llevaba la contabilidad. Procuraba ahorrar todo lo posible: por esta razón, anotaba diariamente los gastos de comestibles; preparaba periódicamente los oportunos balances y arqueos, que le cuadraban siempre. Además, orientaba a los que llevaban las cuentas de los otros Centros, y aprovechaba sus viajes para ayudarles. Había aprendido de san Josemaría que de ordinario no se presentan en la vida muchas ocasiones de realizar grandes hazañas: lo habitual será convertir en grandes, por el amor de Dios, las pequeñeces cotidianas, como ésas de las cuentas. De ahí que, sin enfadarse, mandara corregir los balances que contenían errores. Explicaba a quienes se dedicaban a esas tareas cuál era el procedimiento para que cuadrasen los resultados: “procura hacer la cuenta a diario y así será más llevadero”. Y, confidencialmente, advertía: “No creas que a mí me gusta, a pesar de mi condición de ingeniero nunca me fue grato esto de la contabilidad”.

Pero por amor a Dios gastó los últimos años de su vida entre cuentas, mientras apenas gastaba nada en sí mismo (1).

***

(1) Cfr. José Miguel Pero-Sanz, Isidoro Zorzano, folletos MC, pp. 51-54.

Venerable Isidoro Zorzano Ledesma (III)

Oración para la devoción privada

Dios Todopoderoso, que llenaste a tu Siervo Isidoro

de abundantes tesoros de gracia en el ejercicio

de sus deberes profesionales en medio del mundo:

haz que yo sepa también santificar mi trabajo ordinario

y llevar la luz de Cristo a mis amigos y compañeros;

dígnate glorificar a tu Siervo y concédeme

por su intercesión el favor que te pido… (pídase).

Así sea.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

Venerable Isidoro Zorzano Ledesma (II)

Cronología de Isidoro Zorzano

1902

13 de septiembre: nace en Buenos Aires. Es el tercero de cinco hermanos.

1905

12 de abril: bautizado en la Parroquia de Nuestra Señora de Valvanera de Buenos Aires.

1 de mayo: los Zorzano regresan de Buenos Aires a España. Fijan la residencia en La Rioja.

1911

25 de mayo: hace la Primera Comunión en la Parroquia de Santiago el Real de Logroño.

1912-1918

Estudia bachillerato en el Instituto General y Técnico de Logroño.

1914

14 de mayo: recibe la Confirmación en la Parroquia de Santiago el Real de Logroño.

1915

Octubre: conoce a un nuevo compañero de estudios en el Instituto. Será más adelante San Josemaría Escrivá, Fundador del Opus Dei.

1921-1927

Hace la carrera de Ingeniero Industrial en la Escuela de Madrid.

1928

10 de diciembre: se traslada a Málaga para trabajar en la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces.

1930

24 de agosto: conversación con San Josemaría Escrivá, en la que éste le explica la Obra recién nacida. Isidoro Zorzano pide la admisión en el Opus Dei.

1936

18 de julio: estalla la guerra en España. Más tarde, obtiene la ciudadanía argentina, que le permite cierta libertad de movimientos en las calles de Madrid.

1937

marzo-agosto: San Josemaría y otros miembros del Opus Dei se refugian en la Legación de Honduras; Isidoro les visita para prestarles toda clase de ayuda.

1939

1 de abril: termina la guerra. Isidoro vuelve a su trabajo en los ferrocarriles.

1943

enero: ingresa enfermo en el Sanatorio. Los médicos diagnostican su enfermedad: linfogranulomatosis maligna.

15 de abril: recibe la Unción de enfermos de manos de San Josemaría Escrivá.

14 de julio: última conversación de Isidoro con San Josemaría; le encarga intenciones para cuando llegue al Cielo.

15 de julio: muere Isidoro.

16 de julio: es enterrado en el cementerio de Las Almudena de Madrid. Inmediatamente después de su muerte se difunde su fama de santidad por todo el mundo.

1948

11 de octubre: apertura del proceso Informativo para la Canonización.

1961

19 de abril: clausura del Proceso Informativo.

1994

17 de junio: sesión de Clausura de la investigación diocesana adicional. Se inicia el estudio de su vida y virtudes.

2009

6 de octubre: sus restos mortales son trasladados a la Parroquia de San Alberto Magno de Madrid.

2916

21 de diciembre: el papa Francisco aprueba el decreto de virtudes heroicas del siervo de Dios.

Venerable Isidoro Zorzano Ledesma (I)

El Venerable Isidoro Zorzano Ledesma

Isidoro Zorzano nació en Buenos Aires el 13 de septiembre de 1902.

Cursó el bachillerato en Logroño, y estudió después en la Escuela de Ingenieros Industriales de Madrid, donde obtuvo el título el año 1927.

Su vida profesional transcurrió primero en Málaga en la Dirección de los talleres de los ferrocarriles Andaluces y como profesor de la Escuela Industrial de aquella ciudad.

En un viaje a Madrid, en 1930, manifestó a San Josemaría Escrivá de Balaguer, antiguo compañero de estudios en el bachillerato, su deseo de entregarse a Dios en medio del mundo, y pidió la admisión en el Opus Dei, que estaba entonces comenzando. Isidoro siguió con su ocupación en Málaga y luego se trasladó a Madrid, donde continuó trabajando en empresas ferroviarias. En todas sus actividades dio testimonio constante de su fe cristiana. Vivió ejemplarmente la diligencia en el trabajo, la lealtad y el espíritu de servicio con sus colaboradores, el amor a la justicia en la promoción de iniciativas a favor de los más necesitados, la fe y la caridad a través de labores de catequesis y de formación para los sectores más abandonados de la sociedad.

Con su fidelidad, Isidoro fue siempre un apoyo seguro para el Fundador del Opus Dei. Durante los años de la guerra española (1936-39), en Madrid dio pruebas de heroísmo en el amor a la Iglesia y en el celo por las almas. Siguiendo con perseverancia las enseñanzas de San Josemaría Escrivá de Balaguer, supo realizar el trabajo en íntima unión con Jesucristo. Vivía una presencia constante a lo largo de la jornada; su vida espiritual estaba marcada por un sentido hondo y tierno de filiación divina, un amor grande a la Santísima Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra, y el deseo sincero de buscar la identificación con Cristo por un intenso espíritu de mortificación y de penitencia.

Murió con fama de santidad el día 15 de julio de 1943, después de una enfermedad larga y dolorosa, sufrida con fortaleza y alegría.

La Causa de canonización se inició en Madrid en 1948. Sus restos mortales reposan en la Parroquia de San Alberto Magno de Madrid.

La madre de los más pobres (Beata Teresa de Calcuta)

Madre de los más pobres (Beata Teresa de Calcuta)

 

            Ángel de la caridad

 

            El 5 de septiembre de 1997 el presidente de la República Francesa, Jacques Chirac, pronunció las siguientes palabras: Desde hoy hay en el mundo menos amor, menos compasión y menos luz. El mundo está triste. El motivo de esta declaración: la muerte de una religiosa en la lejana India, una monja que consoló a los pobres, a los que sufren y a los moribundos como desafío y fuente de inspiración para todos los hombres. Una mujer que fue Premio Nobel de la Paz y que pasará a la historia como la santa de los desamparados, de los apestados, de los más necesitados, de los marginados, de los moribundos, de los pobres más pobres. Fue llamada ángel de la caridad y reconocida universalmente como esperanza de los pobres. Su nombre: Teresa de Calcuta.

 

Esta frágil y enérgica mujer ha sido para nuestra generación consumista un signo de contradicción. Su testimonio -totalmente evangélico- ha puesto en evidencia que toda persona es digna de ser tratada con respeto al margen de su condición económica; cuando levantó de la mugre de los callejones de Calcuta al primer moribundo para ayudarle a encontrar la última paz estaba proclamando su fe en el ser humano.

 

Ha sido signo de contradicción, porque ha gritado a las conciencias de los ricos que no pueden estar dormidos ante las lágrimas de lo que sufren, y ha sacado de su sopor a los buenos cristianos al ponerles ante sus ojos el grave pecado de la indiferencia, el triste pecado de omisión que consiente que el mal crezca impunemente. Con su grito silencioso -el ejemplo de humildad y de entrega- ha puesto en evidencia ante una sociedad consumista la urgente necesidad de vivir en solidaridad con los que sufren.

 

Pero sobre todo, la Madre Teresa de Calcuta ha sido una religiosa ejemplar, cautivada por el Dios que la sacó de su casa y enamorada de un Cristo que desde la Eucaristía a la Cruz se había entregado sin límites a sus hermanos los hombres.

 

La Fundadora de la Congregación de las misioneras de la Caridad es ya una de las grandes figuras de la historia del siglo XX. Su ejemplo dejaba consternados a los progresistas de salón y a los críticos sistemáticos contra el Vaticano. Se fotografiaba besando las manos del Papa, proclamaba la necesidad de obedecer a ultranza las normas de la Iglesia y condenaba sin reparos el aborto. De sus labios no salieron nunca palabras de reproche hacia nadie. Quiso que sus monjas estuvieran preparadas para ser las criadas de los desheredados, esclavas del Cristo que veían en el rostro de los mendigos.

 

A la hora de su muerte dejó una estela de simpatía y una llamada a la conversión, a la solidaridad y, en definitiva, al amor a quien fue para ella el amor de su vida, Jesucristo.

 

            Vocación religiosa

 

            La vida de Agnes Gonxha Bojaxhiu abarca casi todo el siglo XX. Nació el 27 de agosto de 1910 en la antigua ciudad albanesa de Skopje (hoy capital de la República de Macedonia), en el seno de una familia católica. Recordando su infancia, con orgullo decía: Mi madre era una santa mujer. Nos educó unidos, en el amor de Jesús. Ella misma nos preparaba para la Primera Comunión. De ella aprendimos a amar a Dios sobre todas las cosas. Desde niña -a los 12 años- sintió la llamada de la vocación religiosa y de misión para ir a propagar el mensaje de amor de Cristo. Y siendo aún una adolescente, con la edad de 18 años, ingresó en Ratharnham, cerca de Dublín, en la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto, más conocida en todo el mundo con el nombre de las Damas Irlandesas. Era octubre de 1928. Seguir mi vocación fue un sacrificio que Cristo nos pidió a mi familia y a mí, puesto que éramos una familia muy unida y feliz, comentó años más tarde Teresa de Calcuta.

 

En noviembre de ese mismo año sale en barco para la India. Llega a Calcuta el 6 de enero de 1929. El noviciado lo realiza en Darjeeling, y hace la profesión religiosa el 25 de mayo de 1931. El nombre que adopta al profesar es el de Teresa, pero no fue el de Teresa la Grande. Yo elegí el nombre de Teresa la Pequeña: la del Niño Jesús.

 

Durante varios años se dedica a la enseñanza. Da clase en St. Mary´s High School, el único colegio católico de secundaria que había en Calcuta. Enseñar -dijo en una ocasión- es algo que, hecho por Dios, constituye una hermosa forma de apostolado.

 

            Una nueva llamada de Dios

 

            En 1946, dirigiéndose en tren hacia Darjeeling para hacer unos ejercicios espirituales, recibe una nueva llamada de Dios. Y toma la decisión de dejar su Congregación y dedicarse por completo a los más necesitados. Tengo que dejar el convento y ayudar a los pobres viviendo entre ellos. Oigo la llamada a abandonarlo todo y seguir a Cristo en las chabolas, a fin de servirle entre  los más pobres de los pobres. Es su voluntad y debo cumplirla, escribe por aquella época.

 

No le resulta fácil convencer al arzobispo católico de Calcuta, Ferdinad Periers, para poder abandonar las Irlandesas. Pero a principios de 1948, con el apoyo de su superiora y del propio papa Pío XII, es autorizada a abandonar su Congregación. A partir de ese momento se dedicará a socorrer a los hambrientos, a visitar a los enfermos y a acompañar a los moribundos abandonados en las calles. Pronto se le unieron unas cuantas jóvenes -bastantes de ellas, antiguas alumnas suyas-, que también querían luchar contra tanta pobreza que les gritaba desde cada esquina y en cada recodo de los misérrimos barrios de chabolas de Calcuta.

 

En 1950, Pío XII autoriza la Congregación de las Misioneras de la Caridad, fundada por la Madre Teresa. Las monjas de la nueva Congregación añaden a los clásicos votos de pobreza, castidad y obediencia, el de entregar su vida exclusivamente a los más pobres y no aceptar recompensa material por su trabajo. Teresa de Calcuta no las congregó para lanzarlas al activismo o hacer de ellas defensoras inquietas de reivindicaciones de supuestos derechos feministas. Quiso que se dedicaran a los más débiles e indefensos, pero sin descuidar nunca la vida de piedad. En el discurso que pronunció en el Congreso Eucarístico de Filadelfia, en el año 1976, habló del inmenso trabajo de sus hijas, y dijo que sacan las fuerzas necesarias para ese trabajo de la diaria adoración del Santísimo Sacramento, y que sin una hora de adoración serían absolutamente incapaces de desarrollar su tarea. Bien claro lo dejó dicho en una entrevista: Somos, antes que nada, religiosas. No somos trabajadoras sociales, ni maestras, ni enfermeras, ni doctores. Somos hermanas religiosas, sirviendo a los pobres en nombre de Jesús.

 

            Por todo el mundo

 

            ¿Por dónde empezar? Lo primero que hacen las Misioneras de la Caridad es recoger a los recién nacidos abandonados en las calles, en los vertederos o en las cunetas. Y de los niños a los moribundos, cuando en 1952 la Madre Teresa se encuentra con una joven herida y moribunda, con los pies roídos por las ratas, en una calleja. Para los moribundos abre la Casa de los moribundos. Desde su fundación hasta la muerte de Teresa de Calcuta las Misioneras de la Caridad han recogido sólo en Calcuta más de 30.000 personas que se estaban muriendo en las calles. Han vivido como animales, al menos que mueran como personas, solía decir su Fundadora.

 

Poco a poco, sus casas florecen y se extienden por toda la India: Sihu Bhavan, residencia que acoge permanentemente a cientos de niños, que luego son adoptados; Shantinagar, la primera leprosería, y luego otras muchas más. Pronto la Congregación se va extendiendo por todo el mundo, desde Venezuela (la primera fundación fuera de la India) hasta Estados Unidos -donde se abre un centro para enfermos del sida-, Colombia, Perú, África o los países del Este. En plena época de sequía vocacional, las monjas de la Madre Teresa aumentan sin cesar, a pesar de la vida espartana que llevan.

 

Pese a su aparente fragilidad, la Madre Teresa fue vista en Armenia después de un terremoto, en Etiopía durante una hambruna, en Camboya y Líbano en medio de la guerra, en la antigua Unión Soviética tras el desastre nuclear de Chernobil. Siempre estaba allí donde hubiera alguien a quien consolar. Su silueta tocada con sarí blanco de bordes azules aparece en medio de todas las tragedias.

 

Premio Nobel de la Paz

 

Con el transcurrir de los años, Teresa de Calcuta alcanza renombre mundial y le empiezan a llover premios y condecoraciones. Entre otros, se le otorga en 1979 el Premio Nobel de la Paz. Para ella fue una sorpresa, pues aunque había sido propuesta creía que nunca lo obtendría porque pensaba que el jurado estaba dominado por protestantes, y ella sabía bien que su fidelidad a la moral católica no era bien vista en sectores cristianos diversos. En Oslo, la gente salió a recibirla a la calle. Al recoger el Premio sólo dijo: Personalmente, no lo merezco. Sólo he procurado ser una gota de esperanza en un océano de sufrimiento. Pero si esta gota no existiese, el mar la echaría en falta. Consiguió convencer a los organizadores de la ceremonia del Nobel para que renunciasen a la celebración de la clásica recepción y le entregasen la suma ahorrada para los pobres. Un año antes de su muerte, el Gobierno de los Estados Unidos la honraba de una manera absolutamente excepcional: concediéndole la nacionalidad estadounidense.

 

En una entrevista dijo: Acepto las invitaciones y los premios por la gloria de Dios y el bien de la gente. Acepté el Premio Nobel de la Paz por ese motivo, de otro modo nunca lo hubiera aceptado.

 

            Fidelidad a la doctrina de la Iglesia

 

            En ningún momento escondió su fidelidad a la Iglesia, de la que quiso ser siempre una buena hija. En una ocasión un periodista le hizo una pregunta relacionada con la jerarquía eclesiástica: ¿Qué habría hecho en el siglo XVII si se le hubiera pedido tomar partido por la Inquisición o por Galileo, qué hubiera elegido, la Iglesia o la astronomía moderna? La Madre Teresa respondió, con una sonrisa en los labios: La Iglesia.

 

Nunca se paró ante las dificultades a la hora de defender a los más desgraciados y a los más indefensos. Fiel a la doctrina de la Iglesia, estaba totalmente opuesta a toda forma de contraconcepción, y especialmente, al horrendo crimen del aborto. Solía decir: Si no queréis esos bebés, yo sí los quiero. Traédmelos a mí. Su condena al aborto fue siempre clara y nítida: El aborto es un asesinato. Todo lo que destruye una vida humana es contrario al amor, a los planes de Dios respecto a cada una de sus criaturas, y a la concordia entre los hombres.

 

            Con valentía declaró la guerra al aborto. Una guerra que dirigirá con tesón, proclamando por todas partes, incluso en Oslo cuando se le entregó el Nobel de la Paz, que hay que tener coraje de proteger al niño que va a nacer, porque es el mejor presente de Dios a una familia, a un país y al mundo entero.

 

            En el X Congreso Internacional de la Familia, celebrado en Madrid, en septiembre de 1987, la apertura corrió a cargo de la Madre Teresa. Su discurso, claro y sereno, se centró una vez más en la defensa de la vida: El aborto ha destruido el gozo de la familia, ha roto la unidad. Toda madre ha sido creada para ser el corazón del hogar, y si matara a su propio hijo ya no queda nada de nada. En otra ocasión contó: Una mujer india me confesó, hace ocho años: “Cometí un aborto. Y aún hoy, cada vez que veo a un niño en torno a la edad que hoy tendría mi hijo, tengo que volver la cabeza. No puedo mirarle. Cada año, cada vez que veo a un niño de seis, siete años, me digo: ¡Mi hijo tendría seis, siete años! Estaría aquí, llevado de mi mano…”

 

            También la Madre Teresa de Calcuta fue criticada y su labor caritativa cuestionada. Acusada, en un documental difundido en el Canal 4 del Reino Unido, de predicar el mensaje de que los pobres deben aceptar su destino, mientras que los ricos y poderosos son favorecidos por Dios, ella respondió simplemente al documental denigratorio de su figura con una frase evangélica: Perdónalos, no saben lo que hacen.

 

Muerte santa

 

            En 1989 sus fuerzas físicas empezaron a fallarle. Sufre una dolencia cardíaca y se le ha de implantar un marcapasos. En 1991 es tratada en California de un problema del corazón y una neumonía. Dos años después contrae la malaria. Por motivos de salud decidió dejar la dirección de la Congregación por ella fundada. Pero las Misioneras de la Caridad no aceptaron su dimisión. El relevo no se producirá hasta pocos meses antes de la muerte de la Madre Teresa (13 de marzo de 1997), cuando fue elegida para sucederle la Hermana Nirmala. Anteriormente, en 1996 recibe cuidados intensivos por padecer problemas cardíacos y su vida corre grave peligro. El 5 de septiembre de 1997 la Madre Teresa de Calcuta muere de un paro cardíaco a la edad de 87 años.

 

Dos días después de su muerte, el papa Juan Pablo II le rinde un homenaje en público. El Pontífice glosó el carácter extraordinario de su fe, la universalidad de su ejemplo y su inolvidable magisterio espiritual. Me es grato recordar en este momento de oración -dijo- a la queridísima hermana Madre Teresa de Calcuta, que hace dos días ha concluido su largo camino terrenal. Misionera de la Caridad: ésta ha sido la Madre Teresa, de nombre y de hecho, ofreciendo un ejemplo tan fascinante como para arrastrar consigo a muchas personas dispuestas a dejarlo todo para servir al Cristo presente en los pobres. Comenzaba todos los días antes del alba frente a la Eucaristía. En el silencio de la contemplación, la Madre Teresa de Calcuta sentía resonar el grito de Cristo en la Cruz: Tengo sed. Este grito, acogido en lo hondo del corazón, la empujaba a las calles de Calcuta y de todos los suburbios de las periferias del mundo a la búsqueda de Jesús en el pobre, en el abandonado, en el moribundo. Universalmente reconocida como madre de los pobres, deja un ejemplo elocuente para todos, nos deja el testimonio del amor de Dios, que acogido por ella, le ha cambiado la vida en un don total a los hermanos. Las obras que ha realizado hablan por sí solas y expresan a los hombres de nuestro tiempo aquel alto significado de la vida que por desgracia parece a menudo perderse. Siguiendo el Evangelio se ha hecho Buen Samaritano de toda persona que ha encontrado, de toda existencia en crisis, sufriente, despreciada.

 

            La verdad de Dios y la verdad del hombre

 

            Es significativo el nombre de su obra Misioneras de la Caridad. Su vida, su obra, es proclamación de la verdad de Dios y de la verdad del hombre, aunadas en la persona de Jesucristo. Y es que el amor es el lenguaje más verdadero sobre Dios y sobre el hombre, quizás el único plenamente verdadero. Esto explica el comentario que un día hizo un moribundo de Calcuta: No he visto a Dios ni necesito verlo, porque para mí esta anciana es el Dios viviente. San Juan dejó escrito: Dios es amor, es caridad. Y así lo entendió Teresa de Calcuta, que el centro de su vida fue la ayuda a los necesitados, siguiendo las palabras de Cristo, recogidas en el Evangelio San Mateo: Tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; forastero fui, y me disteis posada; desnudo, y me vestiteis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a verme. (…) Cada vez que lo hicisteis con un hermano mío de esos más humildes, lo hicisteis conmigo.  

 

            Mensaje a los jóvenes

 

            Creados para amar bien podría ser el título de su mensaje a los jóvenes:

 

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

 

            Queridos jóvenes de hoy:

 

            El mal más grande de nuestros días es la falta de amor y de caridad, la terrible indiferencia hacia los hermanos y hermanas, hijos de Dios, nuestro Padre Celestial, que viven marginados, presa de la explotación, de la corrupción, de la pobreza y de la enfermedad. Puesto que la vida se abre ante nosotros, pido al Señor que comprendáis cada vez más profundamente su auténtico sentido.

 

            Hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, que es Amor. Hemos sido creados por la mano de un Dios, Amor infinito, para amarlo y ser amados por Él. Dios se hace uno entre nosotros, nuestro hermano Jesús, para ayudarnos a comprender qué es el Amor, para enseñarnos a amar.

 

            El servicio más grande que podéis hacer a alguien es conducirlo para que conozca a Jesús, para que lo escuche y lo siga, porque sólo Jesús puede satisfacer la sed de felicidad del corazón humano para la que hemos sido creados.

 

             La vida es un don maravilloso de Dios y todos han sido creados para amar y ser amados. Ayudar a los pobres material y espiritualmente, más que un deber, es un privilegio, porque Jesús, Dios hecho Hombre, nos ha asegurado: “Cuanto hagáis a uno de estos hermanos míos más pequeños, me lo hacéis a mí”.

 

            Cuando ayudamos a otras personas nuestra recompensa es la paz y el gozo, porque hemos dado un sentido a nuestra vida y ya no estamos aislados.

 

             No dejéis que falsas metas de la vida -dinero, poder, placer- os conviertan en esclavos y os hagan perder el auténtico sentido de la vida.

           

            Aprender a amar tratando de conocer cada vez más profundamente a Jesús, de creer firmemente en Él, de escucharlo en la oración intensa y en la meditación de sus palabras y de sus gestos, que revelan perfectamente el amor, y entraréis  en la corriente del Amor divino que hace partícipes a los otros del amor. Sólo en el cielo veremos cuán grande es nuestra deuda hacia los pobres por habernos ayudado a amar mejor a Dios.

 

            Que Dios os bendiga.

 

            El rostro de Jesús en los pobres

 

            Hasta el final de su vida, con la salud minada, se levantaba a las cuatro de la madrugada y trabajaba hasta después de la medianoche: más de veinte horas diarias dedicadas a los pobres que, para ella -según sus propias palabras-, son Jesús que se esconde ahí: en los no queridos, en los no amados, en los no atendidos, en los atacados por el sida, en los leprosos, en los enfermos mentales. Servimos a Jesús en los pobres. Es a Él a quien cuidamos, visitamos, vestimos, alimentamos y confortamos cuando atendemos a los pobres, a los desheredados, a los enfermos, a los huérfanos, a los moribundos… Todo, todo lo que hacemos -nuestra oración, nuestro trabajo, nuestro sufrimiento- es por Jesús. Nuestra vida no tiene otra razón de ser, otra motivación.

           

Ante la nueva plaga -la enfermedad del sida- comentaba que debemos: rezar y perdonar. Perdonar cualquier mal. Algunos, el sida se lo han buscado personalmente, pero otros se infectaron inconscientemente. Sabemos aún poco de esa enfermedad. Comporta sufrimientos terribles, terribles. Sobre todo cuando los enfermos están en la cárcel. Hace poco fui a visitar a dos enfermos encarcelados. Me dijeron que no querían morir en la celda, querían que se les sacase. Pedí permiso y conseguí hacerles salir. Pasado poco tiempo, uno de ellos me dijo: “Madre, cuando tengo un terrible dolor de cabeza, lo comparto con el dolor que tenía Jesús coronado de espinas; cuando sufro un fuerte dolor de columna, lo comparto con Jesús azotado; cuando experimento un agudo dolor en las manos y pies, lo comparto con el dolor de Jesús cuando lo clavaron en la cruz”. Y este hombre pocos meses antes estaba condenado a cadena perpetua por un crimen horrible. Ahora está muriendo y sabía compartir de una manera tan hermosa los dolores y sufrimientos de Jesús. Fue muy hermoso ver este cambio en un  hombre cuya vida había sido para el pecado, ver cómo Dios le había dado, a cambio, un tierno amor y perdón.

 

            Testimonios

 

            Otros testimonios que nos ha dejado Teresa de Calcuta son los siguientes:

 

En cierta ocasión, una mujer me habló de una familia hindú con ocho hijos que no habían comido en varios días. Reuní inmediatamente todo el arroz que pude y lo llevé a la casa. Aquellos niños estaban al borde de la muerte por inacción y me recibieron con voces de alegría. Su madre cogió el arroz, hizo dos mitades, repartió una a sus hijos y luego se marchó con la otra. Cuando volvió, le pregunté: “¿Dónde has estado”. Y ella respondió: “Hay una familia musulmana en la puerta de al lado, tienen también ocho hijos y tampoco han comido en varios días, como nosotros”.

 

            Quisiera contar la historia de una joven que no ganaba mucho dinero, pero deseaba ayudar al prójimo sinceramente. Durante un año no llevó ni compró maquillaje alguno y guardó el dinero que habría gastado en comésticos y ropa. Al cabo de un año, me mandó el dinero ahorrado.

 

            Existe una pobreza espiritual en los países ricos, e incluso pobreza material, aunque sea menos visible. En todos ellos hay una muchedumbre de personas que sufren soledad, desamor, enfermedades físicas y morales, que constituyen una pobreza mayor que la material y más difícil de solucionar. Si alguien necesita un pedazo de pan, basta ofrecérselo para saciarlo; si necesita descanso, basta una cama. Pero ante un ser humano abandonado, despreciado, no basta la ayuda material, se necesita una ayuda afectiva y espiritual que es mucho más difícil.

 

            Daré un ejemplo de lo que es el hambre. Un niño recibió un trozo de pan de una Hermana. Llevaba bastante tiempo sin comer. Observé que comía el pan migaja a migaja. Le dije: “Sé que tienes hambre. ¿Por qué no comes el pan?” El pequeño me contestó: “Quiero que dure más”. Tenía miedo de que, terminado el pan, volviese a sentir hambre de nuevo. Por eso lo estaba comiendo migaja a migaja.

 

            Una tarde salimos para recoger a cuatro personas que estaban en la calle. Una de ellas se hallaba en muy malas condiciones. Dije a las Hermanas: “Vosotras, atender a las otras tres, mientras yo me ocupo de la que parece que está en peor estado”. Le di a aquella persona todo el amor que podía. La puse en una cama, y en su rostro se dibujó una hermosa sonrisa. Me tomó de la mano y me dijo una sola palabra: “Gracias”. Y a los pocos segundos expiró. Yo no podría haberle ayudado sin haber hecho antes un examen de conciencia ante él. Me pregunté a mí misma: “¿Qué habría dicho si hubiera estado en su lugar?” Y mi respuesta fue muy simple: había querido que alguien reparara en mi persona. Habría dicho: “Tengo hambre, estoy agonizando, tengo frío, estoy sufriendo”. O algo por el estilo. Pero ella me dio mucho más: me dio su amor agradecido y expiró con una sonrisa en los labios.

 

            Hubo también un señor al que recogimos de las alcantarillas, medio comido por los gusanos. Después de haberlo llevado a casa, dijo: “He vivido como un animal en la calle, pero voy a morir como un ángel, amado y atendido”. Tras haberle quitado todos los gusanos de su cuerpo, dijo con una gran sonrisa: “Hermana, me estoy yendo a la casa de Dios”, y entregó su alma. Nos maravilló ver la grandeza de ese hombre que podía hablar sin culpar a nadie, sin sentirse un objeto. Como un ángel. Ésta es la grandeza de las personas que son espiritualmente ricas, pero materialmente pobres.

 

            Una luz para siempre encendida

 

            El día de su muerte escribió un eclesiástico: Madre Teresa, tu peregrinar de amor por este mundo ha terminado. Pero la luz que has encendido entre nosotros brilla aún para todos los pobres de este mundo, para todos los hombres. ¡Ojalá se extienda más y más, hasta llenar de amor la Tierra!

 

 

 

 

Un santo muy popular (San Roque)

Un Santo muy popular (San Roque)

Prematura orfandad

            San Roque es un santo muy venerado y objeto de una gran devoción popular, aunque históricamente es poco conocido. En su vida resulta difícil separar lo cierto de lo añadido por la tradición y la leyenda. Nació en 1300 en el seno de una noble familia de Montpellier (Francia). Siendo muy joven se quedó huérfano de padre y madre, y quedó bajo la tutela de un tío suyo.

Viaje a Roma

En plena juventud, Roque vende todas sus posesiones y espera el momento de su entrega a Cristo. Habiendo tenido noticia de que Roma sufre la más terrible peste, se encamina a la Ciudad Eterna. Por el camino tropieza con la epidemia y comienza su labor curativa y taumatúrgica. Al llegar a Roma despliega una actividad prodigiosa; su caridad no encuentra límites para curar, consolar y elevar el ánimo de todos los afectados por la calamidad. Su labor roza lo milagroso, provocando la admiración y devoción de las gentes.

Apestado

En Piacenza sufre contagio de la peste. Y es entonces cuando le desprecian y le dejan solo, e incluso se le expulsa del hospital y de la ciudad. En un bosque construye una mísera cabaña donde espera la muerte. Pero Dios no le abandona. Todos los días un perro le lleva en la boca un panecillo y le lame las llagas. Este detalle origina la modalidad del perro en la iconografía del santo.

Muerte

Curado de la enfermedad, y cuando se dirige a su patria, fallece. Para unos autores este hecho sucede en Angera (Italia) y, para otros, en su ciudad natal. La veneración popular comienza casi inmediatamente, sobre todo al experimentarse su intercesión especial contra el terrible azote de la peste. Su culto inmemorial fue confirmado por Urbano VIII en 1629. Es Patrono principal de multitud de pueblos y regiones del mundo.

En el retablo de la Cinta

En el Santuario de la Virgen de la Cinta, en el retablo donde está el cuadro de la celestial Patrona de Huelva, se encuentra en una repisa colocada a la izquierda la imagen de San Roque. En parte derecha, y simétricamente, está la de San Sebastián. El santo mártir romano es Patrón de Huelva; y San Roque, copatrón de la ciudad.

            Devoción a San Roque

La historia de la devoción a San Roque por los onubenses se remonta al siglo XVI cuando se desataron varias epidemias de peste en la baja Andalucía. Es en esta centuria cuando el Cabildo de la ciudad decide levantar una ermita dedicada a San Roque, santo protector frente a la enfermedad de la peste. En aquella época era normal colocar ermitas en las distintas entradas de los pueblos y ciudades, de manera que los santos protegiesen a los pobladores de las epidemias que pudiesen llegar a través de los caminos. No podemos olvidar que este tipo de catástrofes eran consideradas castigos divinos que podían ser aplacados mediante la construcción de templos y la celebración de procesiones.

La Huelva del siglo XVI no fue una excepción, y por lo tanto dispuso de sendas ermitas en las dos entradas principales de la ciudad: Al Norte, camino de Gibraleón, la ermita de San Roque, situada en el lugar que actualmente ocupa la iglesia de la Merced. Al Levante, camino de Sevilla, la ermita de San Sebastián, situada al final de la calle del mismo nombre.

Durante siglos, se celebraba una fiesta conjunta con los dos patrones el día 16 de agosto, día de San Roque. Se organizaban procesiones de los dos Santos, y diferentes actos entre los que se encontraban lidias de toros realizadas en un coso provisional formado por barcas, cuya entrada se situaba en el desaparecido arco/ermita de la Estrella, erigido al final de la Calzada (calle Marina) y que protegía la entrada a la ciudad desde el mar.

La situación inmejorable de la ermita de San Roque provocó que desde muy temprano fuese codiciada por varias órdenes religiosas para instalarse en la ciudad. Al final fueron los mercedarios los que bajo el auspicio de los Condes de Niebla fundaron su casa. En 1616 ya se encontraba finalizado el convento, por lo que la imagen de San Roque pasaría a ocupar un lugar dentro de la nueva iglesia. Con el paso de los siglos, esta iglesia sería reformada sucesivas veces hasta conformar el actual aspecto de la catedral de la Merced. Con el tiempo, las fiestas en honor a los dos patrones fueron celebrándose cada una por separado, sobre todo al comenzar a tener más devoción San Sebastián en detrimento de San Roque, quizás debido a su inclusión en el nuevo convento. En 1738, el Cabildo de la ciudad decide proclamar como patrón oficial a San Sebastián. A partir de ese momento, la devoción a San Roque fue desapareciendo poco a poco de la ciudad.

La imagen primitiva de San Roque puede ser todavía admirada en la catedral de la Merced, concretamente en una capilla situada a los pies de la nave de la Epístola. En este lugar, hasta hace no demasiado tiempo sin ningún tipo de iluminación y con escaso cuidado, se encuentra la imagen del antiguo patrón, la cuál tiene varios desperfectos que desmerecen la devoción que los onubenses le profesaron durante siglos.

Una tercera ermita: la de San Blas

Pero San Roque y San Sebastián no eran los únicos Santos protectores de Huelva frente a las enfermedades. Existen documentos en los que aparece una tercera ermita, la de San Blas (protector frente a las enfermedades de la garganta).  Situada en una zona indeterminada al norte de la ciudad. Bien pudiera estar situada entre la de San Roque y el Santuario de la Cinta o en algún lugar de la carretera de Sevilla.

La ermita de San Blas desapareció entre los siglos XIX y XX, la de San Roque fue absorbida por el convento de la Merced, y la de San Sebastián fue derribada en 1931.  Una vez más, los que perdimos fuimos los onubenses ya que, creencias religiosas aparte, estos edificios fueron parte importante de la vida de los habitantes de la ciudad durante al menos cuatro siglos.