Archivo de la etiqueta: Curiosidades

¿Qué son las Órdenes militares?

Órdenes militares. Surgieron en la Edad Media como la fusión del ideal monástico y de la lucha contra los infieles. Sus miembros eran al mismo tiempo monjes y soldados. Vivían bajo una regla aprobada por la Santa Sede, y además de los consejos evangélicos -pobreza, castidad y obediencia- solían hacer un cuarto voto, que era el de consagrarse a la guerra contra los infieles. Estas Órdenes militares eran al mismo tiempo un ejército siempre dispuesto a defender los territorios cristianos de la amenaza de los enemigos de la fe.

¿Qué significa mi nombre?

¿Qué significa mi nombre?

Atanasio me pregunta ¿qué significa su nombre? Inmortal. ¿Y Anastasio? Resucitado. Anacleto, vuelto a llamar. Aniceto, invencible. Anselmo, que tiene protección divina. Antonio, floreciente. Aquilino, como águila. Aurelio, dorado. Andrés, varonil. Ángel, enviado. Basilio, regio. Beatriz, que hace feliz. Benito, bendito. Brígida, alta. Calixto, bellísimo. Cándido, blanco. Carina, querida. Carlos, hombre fuerte. Carmen, viña. Casilda, cantar. Celedonio, golondrina. Ciriaco, Cirilo, Cirino, señorial. Claudio, cojo.

Cleto, llamado. Clotilde, que lucha con gloria. Cosme, adornado. Crisanto, flor dorada. Crispín, Críspulo, de pelo rizado. Dámaso, domador. Damián, hombre de pueblo. Domitila, doméstica. Domnino, señorito. Eduardo, fuerte por su riqueza. Eduvigis, luchadora. Efrén, fructífero. Elvira, luna nueva. Emilio, amable. Enrique, rico en fincas. Ernesto, potencia de águila. Esteban, corona. Eugenio, bien nacido. Eulalia, que habla bien. Evaristo, muy agradable. Facundo, elocuente. Felipe, amigos de los caballos. Filomeno, amigo de la melodía. Filiberto, muy brillante. Froilán, señorito. Gertrudis, fuerza de lanza. Gonzalo o Gundisalvo, luchador en la guerra. Gregorio, vigilante. Gumersindo, gente varonil. Heliodoro, don del sol. Herrmenegildo, gran luchador. Hipólito, que desata los caballos. Ignacio, ardiente. Isabel o Elisa, la que jura por Dios. Isidoro, don de Isis, diosa del Nilo. Inés, cordera. Jerónimo, nombre sagrado. Jonás, paloma. Juan, Dios es misericordioso. Julián, descendiente de Julio. Lázaro, Dios es mi auxilio. Leandro, hombre del pueblo. Leopoldo, valiente en el ejército. Lucas, luminoso. Macario, dichoso. Manuel, Dios con nosotros. Marta, atractiva. Mario, del mar. Matilde, que lucha con fuerza. Nemesio, justiciero. Onésimo, útil. Orestes, montañés. Paula, Pablo, pequeño. Pantaleón, en todo como un león. Policarpo, de abundante fruto. Poncio, quinto. Prisca, Priscila, antigua. Raimundo, Ramiro, consejero. Rebeca, lazo. Remigio, remero. Ricardo, muy rico. Roberto, de brillante fama. Rodolfo, lobo famoso. Rodrigo, rico en fama. Rogelio, luchador famoso. Samuel, el nombre de Dios. Sergio, hazañoso. Simeón, el que obedece. Sinforosa, desgraciada. Susana, azucena. Teófanes, el que manifiesta a Dios. Terencio, el que trilla. Teresa, de la isla de Tera. Tobías, Dios es bueno. Tomás, gemelo. Valentín, fuerte. Virgilio, que florece. Yolanda o Violante, violeta. Zacarías, Dios recordó. Zaqueo, puro. Zoilo, lleno de vida. Zósimo, vital.

El fuego

La seducción del fuego

Sagrado y diabólico, infernal y divino, el fuego hechiza y devora. Una zaraza ardiente sedujo a Moisés. Era la pasión de Dios por liberar a su pueblo. Y con fuego selló en el Sinaí la Alianza.

En el bautismo de fuego nacen los hombres nuevos. ¡Fuego del Espíritu que devora y seduce! Llamas de amor viva, para posarse en el pensamiento del hombre, para encender la palabra en la boca de los profetas. Fuego que hace brillar los ojos enrojecidos de amor y de ira; fuego que apasiona el corazón y las entrañas. Fuego en los labios del Creador cuando soplaron el barro y besaron al hombre. Fuego de creación que enciende los atardeceres y embruja de colores el paisaje y enamora el alma para la fiesta del encuentro.

Fuego de creación guardado en la noche para encender el alba y llenar de luz el nuevo día. Fuego oculto celosamente en el seno de la tierra y brillante allá arriba en las estrellas. Fuego que arde en los labios de la esposa, y en el cuerpo de una virgen, y alumbra los sueños del poeta, del genio y del santo, y templa el alma para la lucha y el martirio. Y fuego humilde en la cocina que reúne a la familia y la descansa de fatigas (Mario).

Una sonrisa… por favor

El arte supremo de la sonrisa

En uno de sus libros, José Luis Martín Descalzo hace esta confesión: Si debiera pedir a Dios un don, solamente le rogaría el arte supremo de la sonrisa. Se ha escrito que la sonrisa es una especie de sacramento de Dios, un signo que de alguna forma transparenta a Dios. Los cristianos tenemos sobrados motivos para prestar a los demás el generoso servicio de la sonrisa.

Para que la sonrisa sea un compañero fiel en nuestras relaciones humanas hemos de partir de una idea positiva del hombre, viendo en él una imagen de Dios, fijarnos en la dignidad de todo ser humano.

La sonrisa nos parece un lenguaje normal, lógico con cualquier niño pequeño. Pero únicamente parece tener sitio al paso de los años, cuando el adulto se encuentra en situación de necesidad y con ella queremos transmitirle un rayo de esperanza o expresarle nuestro afecto. Evidentemente no cualquier momento es el adecuado para sonreír. La sonrisa es una excelente terapia para el alma dolorida; ella es capaz de iluminar los lugares más tenebrosos. Poseer el arte supremo de la sonrisa es todo un regalo de Dios.

Los números en la Biblia

Los números en la Biblia

Según los estudiosos el número 1 simboliza a Dios, que es único. Así cuando Jesús le contesta al joven rico: ¿Por qué me preguntas por lo bueno?; 1 solo es el Bueno. O cuando dice: el Padre y yo somos 1, el 1 simboliza el ámbito divino. El 2 representa al hombre, pues en él siempre hay dualidad, división interior por culpa del pecado. El 3 expresa totalidad, quizás porque 3 son las dimensiones del tiempo: pasado, presente y futuro. Las 3 veces que Pedro negó a Jesús simbolizan todas las veces que Pedro le fue infiel. El 4 simboliza al cosmos, al mundo, ya que 4 son los puntos cardinales. Así cuando se dice que en el Paraíso había 4 ríos significa que todo el cosmos era un Paraíso antes del pecado de Adán y Eva.

El 5 significa unos cuantos, algunos. Así se dice que Jesús tomó 5 panes en la multiplicación de los panes. Que la Samaritana tenía 5 maridos… Jesús emplea el 5 en sus parábolas: las 5 vírgenes prudentes y las 5 necias, los 5 talentos, las 5 yuntas de bueyes… El número 7 representa la perfección. El Apocalipsis es el que más lo emplea: las 7 Iglesias de Asia, los 7 espíritus del trono de Dios, las 7 trompetas, los 7 candeleros, los 7 cuernos y 7 ojos del Cordero. Se equivocan quienes toman este número como una cantidad real.

Visitantes ilustres del Monasterio de Guadalupe

Monasterio de Guadalupe

En su libro Cien personajes en Guadalupe, don Arturo Álvarez que lleva toda su vida investigando sobre los dos Guadalupe (el de España y su más célebre esqueje, el de Tepeyac) hace un recuento de personajes importantes que visitaron este santuario, uno de los más visitados. Y eso que Guadalupe no está en una populosa ciudad, sino perdido entre sierra y mal comunicado. Y aún así -escribe- fue el centro mariano más visitado de España en los siglos XIV-XVIII, y su Virgen es la Reina de la Hispanidad.

Aquí van algunos nombres totalmente documentados: san Vicente Ferrer, san Pedro Alcántara, san Francisco de Borja, santa Teresa de Jesús, santa Bestriz de Silva, san Juan de Dios, san Juan de Ávila, san Antonio Máría Claret, san Juan de Ribera, san Josemaría Escrivá y el beato Álvaro del Portillo.

Y entre los personajes civiles: Colón (3 veces), el canciller Pedro López de Ayala (siglo XIV), Cervantes, Góngora, Tirso de Molina, Lope de Vega, el Marqués de Santillana. Los Reyes Católicos (19 veces entre Isabel y Fernando), Felipe II, III y IV, y varios reyes de Portugal. El emperador Carlos I, Cortés, Pizarro, Arévalo y una pléyade de conquistadores. El cardenal Cisnero, el papa Adriano VI (siglo XV) y san Juan Pablo II (año 1982).

Origen de los nombres cristianos

Origen de los nombres cristianos

Unos indican el orden de nacimiento: Primitivo, Secundino, Quinto, Quintino, Quintiliano, Octaviano; otros el momento: Lucio luz, o de día, Mario mañana, Domingo, Genaro enero, Marcio, Marcos, Marcial, Marcelino, Julio, Augusto, etc.

Otros el lugar: Silvio, Silvino, Silvestre selva, Cipriano Chipre, Román Roma, Galo, Francisco francés. Procedencia: Doroteo, Teodoro, Teodorico don de Dios, Teófila querida por Dios, Teótimo honrado por Dios, Donato dado por Dios, Daniel Dios es mi juez, Miguel ¿Quién como Dios?, Gabriel varón de Dios, Rafael Dios curó, Mateo, Matías don de Dios.

Otros las cualidades: Bruno moreno, Rufo, Rufino, Pirro rojo, Melanio negro, Albino blanco, Craso gordo, Longinos alto, largo, Claudio cojo, Cecilio ciego, Simón chato, Agueda buena, Hilario risueño, Vicente o Nicanor vencedor, Sara princesa, Félix, Felicísimo, Fausto, Faustino, Feliciano feliz, Eufrasia, Leticia y Gaudencio alegría, Irene y Salomé paz. Un oficio: Fabricio herrero, Gil cabrero, Venancio cazador.

Nombres de plantas: Laura, Laureano laurel, Rosa, Rosalía; Flora, Florinda, Florentino, Florencio flor, Fabio, Fabián haba. De joyas: Margarita perla, Jacinto flor y piedra preciosa. O de astros: Elena luna, Sansón como el sol, Ester el astro Venus.