Archivo de la etiqueta: Diccionario

¿Qué es persona?

Persona. La máscara que usaban los actores en el teatro se llamaba prosopon en griego, y persona en latín. Servía para dar resonancia a la voz y para identificar al personaje que representaba. Todo eso significa persona: el que representa un papel, y también la interioridad que actúa en nosotros tras la fachada corporal. Es clásica la definición de Boecio: sustancia individual de naturaleza racional. Es, pues, la criatura racional, dotada de espíritu y, en consecuencia, inteligente y libre, dueña de sus actos, con capacidad de decisión y autodeterminarse. La dignidad de la persona se ha hecho derivar de su condición de inteligente, libre y responsable, y en último caso de su condición de criatura divina. Todo individuo de la especie humana es persona y toda persona humana tiene una especial dignidad por ser imagen de Dios.

¿Qué son las pasiones?

Pasiones. Del griego pathos y del latín passio. Significa: padecer, ser afectado. Son movimientos (afectos y movimientos fuertes) del apetito sensitivo del ser humano que buscan el bien sensible o intentan huir del dolor. La psicología clásica designa como pasiones del alma ciertos estados afectivos, movimientos anímicos violentos a favor o en contra de alguien o de algo, afectos intensos que se centran en personas, cosas o ambientes. Son en sí mismas indiferentes, pero se convierten en buenas o malas según el objeto al que tiendan. Su protagonismo en la conducta humana es constante, y también sus connotaciones éticas. Las pasiones más frecuentes son: el amor, el deseo, el gozo, la esperanza, y sus contrarios.

¿Qué es la oración?

Oración. Es la acción de levantar el corazón a Dios para adorarlo, darle gracias, implorar perdón y pedir lo que necesitamos. Es, pues, una actitud por la que el hombre confiesa a Dios y le reconoce por Señor.

Orar. Es hablar con Dios para pedirle ayuda, darle gracias, etc. También se puede orar a la Virgen y a los santos.

Oratorio. Es el lugar destinado a la oración, y también al culto divino con permiso del Obispo de la diócesis. Ordinariamente es una parte de un edificio (casa, colegio, tanatorio, residencia, hospital, aeropuerto, etc.).