Archivo de la etiqueta: Letanías

Libro de las letanías (XXVI): Letanía de San Gabriel

Letanía de san Gabriel

V/. Señor, ten piedad de nosotros
R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. Cristo, ten piedad de nosotros

R/. Cristo, ten piedad de nosotros
V/. Señor, ten piedad de nosotros
R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. Jesucristo, óyenos
R/. Jesucristo, óyenos

V/. Jesucristo, escúchanos

R/. Jesucristo, escúchanos

A las siguientes invocaciones se responde: ten piedad de nosotros

Dios Padre celestial, creador de los Ángeles
Dios Hijo Redentor del mundo, señor de los Ángeles
Dios Espíritu Santo, vida de los Ángeles

Santísima Trinidad, un solo Dios verdadero, delicia de todos los Ángeles

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

Santa María, Reina de los Ángeles

San Gabriel Arcángel

Embajador de Dios Padre

Servidor del Verbo, Luz eterna

Locutor de la Encarnación

Mensajero de la Esperanza

Protector contra el Maligno

Guardián de nuestro Bautismo

Patrono de los sacerdotes

Escudo de la castidad

Guía de los desorientados

Consejero de los confundidos

Músico celestial

A la siguiente invocación se responde: rogad por nosotros

Todos los santos Ángeles

V/. Cristo, óyenos
R/. Cristo, óyenos

V/. Cristo, escúchanos

R/. Cristo, escúchanos

V/. Señor, ten piedad de nosotros
R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. Cristo, ten piedad de nosotros

R/. Cristo, ten piedad de nosotros
V/. Señor, ten piedad de nosotros
R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. El Señor manda a sus ángeles

R/. Para cuidarnos en todos los caminos

Oremos: Dios todopoderoso, que nos ama con amor eterno, envíanos a tus Ángeles para ser defendidos del Maligno, y haz que la Sangre preciosa de tu Hijo, y los ruegos de la Santísima Virgen María, en medio de los peligros nos refugiemos en ti. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Libro de las letanías (XXV): Letanía de San Rafael

Letanía de san Rafael

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

San Rafael Arcángel
San Rafael, que habéis librado al joven Tobías de todos los peligros
San Rafael, que habéis liberado a Sara del poder del demonio
San Rafael, que habéis ayudado a Tobías y Sara en su matrimonio
San Rafael, que habéis librado a Tobías del peligro del pez
San Rafael, que habéis dado la felicidad a toda la familia de Tobías
San Rafael, medicina de Dios
San Rafael, protector de los viajeros y caminantes
San Rafael, médico celestial
San Rafael, que ofreces nuestras oraciones a Dios
San Rafael, auxilio y protector de los marineros y de los médicos
San Rafael, amigo inseparable y compañero de camino
San Rafael, ayuda para los que se confiesan y se reconcilian con Dios
San Rafael, ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

Oremos: Oh Dios, que has escogido entre todos los ángeles del cielo a san Rafael para acompañar a los viajeros y protegerlos de todos los peligros de esta vida y llevarlos sanos y salvos a la patria celestial, te pedimos que nos ayude con su intercesión durante nuestro peregrinaje terrestre y nos libre de todo mal. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Llibro de las letanías (XXIV): Letanía a San Miguel Arcángel

Letanía de san Miguel Arcángel

V/. Cristo, óyenos

R/. Cristo, óyenos

V/. Cristo, escúchanos

R/. Cristo, escúchanos

V/. Señor, ten piedad de nosotros

R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. Cristo, ten piedad de nosotros

R/. Cristo, ten piedad de nosotros

V/. Señor, ten piedad de nosotros

R/. Señor, ten piedad de nosotros

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

San Miguel

Tú, cuyo nombre es un relámpago

Tú, cuyo nombre es un himno a Dios

Serafín del incensario de oro

Elevada llamadle amor divino

Perfecto adorador de Dios

Modelo de sumisión amorosa

Modelo de pronta obediencia

Leal servidor de Dios

Primer heraldo de la verdad

Primer defensor de la fe

Primer testigo de Dios

Instigador de la lucha contra Satanás

Ángel apóstol de los ángeles

Celador del Reino de Dios

Primer defensor de la justicia

Primer vengador del buen derecho

Abogado nuestro

Portador de las llaves del abismo

Tú que encadenas a Satanás

Justiciero de Dios

Portaestandarte de la Trinidad

Guerrero de armas de luz

Espada de Dios

Terror de los traidores y de los perjuros

Terror de los orgullosos demonios

Centella de Dios

Tú que llevas las siete estrellas

Vencedor de la primera guerra

Virrey de los ejércitos de Dios

Inspirador de valentía

Tú que guerreas por el mundo

Defensor de los hijos de Dios

Ángel que vale por mil ejércitos

Esperanza de los combatientes

Intrépido soldado de Dios

Refuerzo dado a las justas causas

Liberador de los oprimidos

Caballero de Dios

Ángel de los pastores de Navidad

Ángel de Cristo en agonía

Ángel de la aurora pascual

Consejero de Constantino

Guerrero del castillo del Sant Ángel

Protector de la unidad católica de España y de las Naciones Hispanoamericanas

Cantor de los gozos marianos

Espejo del Altísimo

Ángel vicario del Verbo

Protector de la Iglesia militante

Consolador de la Iglesia purgante

Honor de la Iglesia triunfante

Tú, que recibes la confesión de nuestros pecados

Tú, a quien la Iglesia implora en nuestra última hora

Tú, cuya potente voz despertará a los muertos

Introductor de las almas al cielo

Asistente de Cristo en el Gran Día

Heraldo de las sentencias eternas

Precantor de las alabanzas divinas

El más elevado de los serafines

Príncipe de los nueve coros de Ángeles

Oremos. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Libro de las letanías (XXIII): Letanía al Ángel Custodio

Letanía al Ángel custodio

V/. Señor, ten misericordia de nosotros
R/. Señor, ten misericordia de nosotros

V/. Cristo, ten misericordia de nosotros
R/. Cristo, ten misericordia de nosotros
V/. Señor, ten misericordia de nosotros
R/. Señor, ten misericordia de nosotros
V/. Cristo, óyenos
R/. Cristo, óyenos
V/. Cristo, escúchanos
R/. Cristo, escúchanos

A las siguientes invocaciones se responde: ten misericordia de nosotros

Dios Padre celestial.
Dios Hijo, Redentor del mundo
Dios Espíritu Santo
Trinidad Santa un solo Dios

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

Santa María, Reina de los Ángeles.

Santo Ángel, a quien venero como a mi rey.

Santo Ángel, que me hablas con tanta caridad.

Santo Ángel, que me das prudentes consejos.

Santo Ángel, celoso protector mío.

Santo Ángel, que me socorres en mis necesidades.

Santo Ángel, que me amas tiernamente.

Santo Ángel, mi consolador.

Santo Ángel, que me enseñas mis deberes.

Santo Ángel, mi buen pastor.

Santo Ángel, testigo de todas mis acciones.

Santo Ángel, que me defiendes en todo combate.

Santo Ángel, que atiendes continuamente a mi custodia.

Santo Ángel, que me ayudas en todas mis empresas.

Santo Ángel, que intercedes por mí.

Santo Ángel, que llevas en tus manos.

Santo Ángel, que me diriges en todos mis caminos.

Santo Ángel, que presides todas mis acciones.

Santo Ángel, mi caritativo defensor.

Santo Ángel, que me guías con sabiduría.

Santo Ángel, que me defiendes de los peligros.

Santo Ángel, que me enseñas las verdades de la salvación.

V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
R/. Perdónanos, Señor.
V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
R/. Escúchanos, Señor.
V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
R/. Ten misericordia de nosotros.

Rueguen por nosotros, Santos Ángeles Custodios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración: Oh Dios todopoderoso y eterno! , que por un efecto de tu inefable bondad nos has dado a todos un Ángel Custodio, haz que yo sienta hacia aquél que Tú me has dado en tu gran misericordia tanto respeto y amor que, ayudado por los dones de tu gracia y por su auxilio, merezca ir a la patria celestial para contemplarte, juntamente a él, en los resplandores de tu gloria. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Libro de las letanías (XXII): Letanía de los ángeles guardianes

Letanía de los ángeles guardianes

Señor, ten misericordia de nosotros.

Cristo, ten misericordia de nosotros.

Señor, ten misericordia de nosotros.

Cristo óyenos.

Cristo escúchanos.

Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.

Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.

Santísima Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

A las siguientes invocaciones se contesta: Ruega por nosotros.

Santa María,

Santa Madre de Dios,

Reina de los Ángeles,

San Miguel,

San Gabriel,

San Rafael,

A las siguientes invocaciones se contesta: Rueguen por nosotros.

Todos los Santos Ángeles y Arcángeles,

Santos Ángeles Guardianes,

Santos Ángeles que contemplan sin cesar el rostro del Padre celestial,

Santos Ángeles Guardianes, que nunca se apartan de nosotros,

Santos Ángeles Guardianes, que están dedicados a nosotros por una celestial amistad.

Santos Ángeles Guardianes, nuestros fieles admonitores,

Santos Ángeles Guardianes, nuestros sabios consejeros,

Santos Ángeles, nuestros poderosos defensores frente a los ataques del maligno

enemigo,

Santos Ángeles Guardianes, nuestro sostén en las tentaciones.

Santos Ángeles Guardianes, que nos ayudan en nuestros tropiezos y caídas,

Santos Ángeles Guardianes, que nos confortan en nuestras penas y sufrimientos,

Santos Ángeles Guardianes, que toman nuestras oraciones y las conducen delante del

Trono de Dios,

Santos Ángeles, que nos inspiran y alientan a progresar en el bien,

Santos Ángeles Guardianes, que a despecho de nuestras faltas, nunca nos abandonan,

Santos Ángeles Guardianes, que se regocijan de nuestro progreso y adelanto en la

perfección,

Santos Ángeles Guardianes, que nos miran  y oran  por  nosotros sin cesar mientras

descansamos,

Santos Ángeles Guardianes, que no nos abandonan en nuestra agonía y muerte,

Santos Ángeles Guardianes, que consuelan las Almas en el Purgatorio,

Santos Ángeles Guardianes, que conducen a los justos hacia el cielo,

Santos Ángeles Guardianes, con quienes esperamos un día alabar y contemplar

eternamente a Dios,

Nobles Príncipes del Cielo,

V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.

R/. Perdónanos, Señor.

V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.

R/. Escúchanos, Señor.

V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.

R/. Ten misericordia de nosotros, Señor.

Cristo: óyenos.

Cristo: escúchanos.

Señor ten misericordia de nosotros.

Señor ten misericordia de nosotros.

Padrenuestro

Bendecid al Señor todos su Ángeles; vosotros los poderosos, que  sois los ejecutores de sus órdenes.

Dios mandó a sus Ángeles que cuiden de ti; los cuales te guardarán en todos tus pasos.

Libro de las letanías (XXI): Letanía de los Santos Ángeles

Letanía de los Santos Ángeles (versión I)

Estas invocaciones se repiten.

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

A las siguientes invocaciones se contesta: Ten piedad de nosotros.

Dios Padre, Creador de los Ángeles,
Dios Hijo, Señor de los Ángeles,
Dios Espíritu Santo, Vida de los Ángeles,
Santísima Trinidad, delicia de todos los Ángeles,

A las siguientes invocaciones se contesta: Ruega por nosotros.

Santa María,
Reina de todos los Ángeles,

A las siguientes invocaciones se contesta: Rogad por nosotros.

Santos Querubines, Ángeles de la Palabra,
Santos Tronos, Ángeles de la Vida,
Santos Ángeles de la Adoración,
Santas Dominaciones,
Santas Potestades,
Santos Principados del Cielo,
Santas Virtudes

A las siguientes invocaciones se contesta: Ruega por nosotros.

San Miguel Arcángel,
Vencedor de Lucifer,
Ángel de la fe y de la humildad,
Preservador de la santa unción,
Patrono de los moribundos,
Príncipe de los ejércitos celestes,
Compañero de las almas de los difuntos,

San Gabriel Arcángel,
Santo Ángel de la Encarnación,
Fiel mensajero de Dios,
Ángel de la esperanza y de la paz,
Protector de todos los siervos y siervas de Dios,
Guardián del santo Bautismo,
Patrono de los Sacerdotes,

San Rafael, Arcángel,
Ángel del Amor divino,
Vencedor del enemigo malo,
Auxiliador en la gran necesidad,
Ángel del dolor y de la curación,
Patrono de los médicos, de los caminantes y de los viajeros,

A las siguientes invocaciones se contesta: Rogad por nosotros

Grandes Arcángeles Santos,
Ángeles del servicio ante el trono de Dios,
Ángeles del servicio para los hombres,
Santos Ángeles Custodios,
Auxiliadores en nuestras necesidades,
Luz en nuestra oscuridad,
Apoyo en todo peligro,
Exhortadores de nuestra conciencia,
Intercesores ante el trono de Dios,
Escudo de defensa contra el enemigo maligno,
Constantes compañeros nuestros,
Segurísimos conductores nuestros,
Fidelísimos amigos nuestros,
Sabios consejeros nuestros,
Ejemplos de nuestra obediencia,
Consoladores en el abandono,
Espejo de humildad y de pureza,
Ángeles de nuestras familias,
Ángeles de nuestros Sacerdotes y pastores,
Ángeles de nuestros niños,
Ángeles de nuestra tierra y Patria,
Ángeles de la Santa Iglesia,
Todos los Santos Ángeles,

Estas invocaciones se repiten.

Asistidnos en la vida.
Asistidnos en la muerte.
En el Cielo os lo agradeceremos.

V/. Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

R/. Perdónanos, Señor.

V/. Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

R/. Escúchanos, Señor.

V/. Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

R/. Ten misericordia de nosotros.

V/. Dios mandó a sus Ángeles que cuiden de ti.

R/. Los cuales te guardarán en todos sus caminos

*****

Versión II

V/. Señor, ten piedad de nosotros
R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. Cristo, ten piedad de nosotros

R/. Cristo, ten piedad de nosotros
V/. Señor, ten piedad de nosotros
R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. Jesucristo, óyenos
R/. Jesucristo, óyenos

V/. Jesucristo, escúchanos

R/. Jesucristo, escúchanos

A las siguientes invocaciones se responde: ten piedad de nosotros

Dios Padre, creador de los Ángeles
Dios Hijo, señor de los Ángeles
Dios Espíritu Santo, vida de los Ángeles

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

Santa María

Reina de los Ángeles

A la siguiente invocación se responde: tengan piedad de nosotros

Todos los coros de los espíritus bienaventurados

A las siguientes invocaciones se responde: rogad por nosotros

Santos Serafines, Ángeles del Amor
Santos Querubines, Ángeles del Verbo
Santos Tronos, Ángeles de la vida
Santos Principados
Santas Dominaciones
Santas Potestades
Santas Virtudes

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

San Miguel Arcángel, vencedor del mal

Ángel de la Fe y de la Humildad

Ángel de la Santa Unción

Patrono de los moribundos

Príncipe de los Ejércitos Celestiales

Compañero de las almas de los difuntos

San Gabriel Arcángel

Ángel de la Anunciación

Mensajero fiel de Dios

Ángel de la esperanza y de la paz

Protector de todos los siervos y siervas de Dios

Guarda del Santo Bautismo

Patrono de los Sacerdotes

San Rafael

Arcángel divino del Amor

Dominador del espíritu maligno

Auxiliador en casos de necesidad

Ángel del dolor y de la cura

Patrono de los médicos, viajantes y peregrinos

A las siguientes invocaciones se responde: rogad por nosotros

Todos los Santos Ángeles

Ángeles del Servicio frente al trono de Dios

Ángeles del servicio prestado a la humanidad

Santos Ángeles de la Guarda

Auxiliares de nuestras necesidades

Luz de nuestra oscuridad

Amparo en todos los peligros

Amonestadores de nuestras conciencias

Intercesores ante el trono de Dios

Defensores contra el enemigo

Nuestros compañeros constantes

Nuestros guías seguros

Nuestros más fieles amigos

Nuestros consejeros prudentes

Nuestro modelo en la obediencia

Consolación en el abandono

Espejo de humildad y pureza

Ángeles de nuestras familias

Ángeles de nuestros niños

Ángeles de los sacerdotes y curas de almas

Ángeles de nuestra tierra y nuestra patria

Ángeles de la Santa Iglesia

V/. Todos los Ángeles

R/. Ayúdenos durante nuestra vida

V/. Todos los Ángeles

R/. Asístanos en la hora de nuestra muerte

V/. Todos los Ángeles

R/. Que en el cielo habremos de agradecerles.

V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo

R/. Perdónanos Señor
V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo

R/. Óyenos Señor
V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo

R/. Ten piedad de nosotros

V/. Dios dio a tu respeto órdenes a los Ángeles.
R/. Ellos nos protegen en nuestros caminos.

Oremos: Dios Omnipotente y eterno, concédenos el auxilio de los Ángeles y ejércitos celestiales, a fin de que por ellos permanezcamos preservados de los ataques de Satanás, por la preciosa sangre de nuestro Señor Jesucristo y la intercesión de la Santísima Virgen María, liberados de todos los peligros, podamos servirte en paz, por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo y con el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amen.

*****

Versión III

V/. Señor, ten piedad de nosotros
R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. Cristo, ten piedad de nosotros

R/. Cristo, ten piedad de nosotros
V/. Señor, ten piedad de nosotros
R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. Jesucristo, óyenos
R/. Jesucristo, óyenos

V/. Jesucristo, escúchanos

R/. Jesucristo, escúchanos

A las siguientes invocaciones se responde: ten piedad de nosotros

Dios Padre, creador de los Ángeles
Dios Hijo, señor de los Ángeles
Dios Espíritu Santo, vida de los Ángeles

Santísima Trinidad, delicia de todos los Ángeles

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

Santa María

Reina de los Ángeles

A las siguientes invocaciones se responde: rogad por nosotros

Todos los coros de los espíritus bienaventurados

Santos Serafines, Ángeles del Amor
Santos Querubines, Ángeles de la Palabra
Santos Tronos, Ángeles de la vida
Santos Ángeles de la Adoración

Santos Principados
Santas Dominaciones
Santas Potestades
Santas Virtudes

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

San Miguel Arcángel

Vencedor de Lucifer

Ángel de la fe y de la humildad

Preservador de la santa Unción

Patrono de los moribundos

Príncipe de los ejércitos celestiales

Compañero de las almas de los difuntos

San Gabriel Arcángel

Santo Ángel de la Anunciación

Fiel mensajero de Dios

Ángel de la esperanza y de la paz

Protector de  todos los siervos y siervas de Dios

Guardián del santo Bautismo

Patrono de los Sacerdotes

San Rafael, Arcángel

Ángel del Amor divino

Vencedor del enemigo malo,

Auxiliador en la gran necesidad

Ángel del dolor y de la curación

Patrono de los médicos, de los caminantes y de los viajeros

A las siguientes invocaciones se responde: rogad por nosotros

Grandes Arcángeles Santos

Ángeles del servicio ante el trono de Dios

Ángeles del servicio para los hombres

Santos Ángeles Custodios

Auxiliadores en nuestras necesidades

Luz en nuestra oscuridad

Apoyo en todo peligro

Exhortadores de nuestra conciencia

Intercesores ante el trono de Dios

Escudo de defensa contra el enemigo maligno

Constantes compañeros nuestros

Segurísimos conductores nuestros

Fidelísimos amigos nuestros

Sabios consejeros nuestros

Ejemplos de nuestra obediencia

Consoladores en el abandono

Espejo de humildad y de pureza

Ángeles de nuestras familias

Ángeles de nuestros sacerdotes y pastores de almas

Ángeles de nuestros niños

Ángeles de nuestra tierra y patria

Ángeles de la Santa Iglesia

V/. Todos los Santos Ángeles

R/. Asistidnos en la vida

V/. Todos los Santos Ángeles

R/. Asistidnos en la muerte

V/. Todos los Santos Ángeles

R/. En el Cielo os los agradeceremos

V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo

R/. Perdónanos Señor
V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo

R/. Óyenos Señor
V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo

R/. Ten piedad de nosotros

V/. Dios dio a tu respeto órdenes a los Ángeles.
R/. Ellos nos protegen en nuestros caminos.

Oración: Dios Omnipotente y eterno, concédenos el auxilio de los Ángeles y ejércitos celestiales, a fin de que por ellos permanezcamos preservados de los ataques de Satanás, por la preciosa sangre de nuestro Señor Jesucristo y la intercesión de la Santísima Virgen María, liberados de todos los peligros, podamos servirte en paz, por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo y con el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Libro de las letanías (XX): Letanía de la humildad

Letanía de la humildad

Por la senda de la humildad se va a todas partes…,

fundamentalmente al Cielo

San Josemaría Escrivá, Surco, n. 282

Estas letanías fueron compuestas por el venerable Rafael Merry del Val, que fue cardenal secretario de Estado durante el Pontificado de san Pío X.

Rafael Merry del Val nació en Londres el 109 de octubre de 1865, en el seno de una familia aristocrática española. Tras cursar sus estudios secundarios en Bruselas, ingresó en la Universidad de Ushaw (Inglaterra), en donde se despertaría su vocación sacerdotal. Por expreso deseo de León XIII realizó sus estudios sacerdotales en la Academia Pontificia de Eclesiásticos Nobles.

Secretario del Cónclave de 1903, el nuevo Pontífice, san Pío X, decidió crearle cardenal y nombrarle Secretario de Estado. He escogido a Monseñor Merry del Val -comentó el Papa- por ser políglota. Habla correctamente cinco o seis lenguas. Nacido en Inglaterra, educado en Bélgica, diplomático en Viena, español de nacionalidad, ya conoce los asuntos de muchos países. Un santo sucede a otro santo. Es muy modesto.

La identificación de Merry del Val con el Papa fue total en toda la problemática y la obra de gobierno acometidas durante el Pontificado de san Pío X. Murió en Roma el 26 de febrero de 1930, a la edad de 65 años. En la actualidad se halla abierto su proceso de beatificación, habiéndose ya declarado la heroicidad de las virtudes cristianas del Siervo de Dios.

*****

¡Oh Jesús, dulce y humilde de corazón! Escuchadme.

Del deseo de ser estimado, libradme, Jesús.

Del deseo de ser amado, libradme, Jesús.

Del deseo de ser alabado, libradme, Jesús.

Del deseo de ser honorificazo, libradme, Jesús.

Del deseo de ser loado, libradme, Jesús.

Del deseo de ser preferido a los otros, libradme, Jesús.

Del deseo de ser consultado, libradme, Jesús.

Del deseo de ser aprobado, libradme, Jesús.

Del temor de ser humillado, libradme, Jesús.

Del temor de ser despreciado, libradme, Jesús.

Del temor de sufrir repulsas, libradme, Jesús.

Del temor de ser calumniado, libradme, Jesús.

Del temor de ser olvidado, libradme, Jesús.

Del temor de hacer el ridículo, libradme, Jesús.

Del temor de ser injuriado, libradme, Jesús.

Del temor de ser incomprendido, libradme, Jesús.

Que los otros sean más amados que yo.

Jesús, dadme la gracia de desearlo.

Que los otros puedan crecer en la opinión del mundo y que yo pueda disminuir.

Jesús, dadme la gracia de desearlo.

Que los otros puedan ser elegidos y yo dado de lado.

Jesús, dadme la gracia de desearlo.

Que los otros puedan ser alabados y yo despreciado.

Jesús, dadme la gracia de desearlo.

Que los otros puedan ser preferidos siempre a mí.

Jesús, dadme la gracia de desearlo.

Que los otros puedan ser más santos que yo, pero que yo también lo sea todo lo posible. Jesús, dadme la gracia de desearlo.