Archivo de la etiqueta: Transfiguración

Homilía de la Fiesta de la Transfiguración del Señor (Ciclo C)

FIESTA DE LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR (C)

Lecturas: Dn 7, 9-10.13-14; 2 P 1, 16-19; Lc 9, 28b-36

La gloria del Tabor. Celebramos la fiesta de la Transfiguración del Señor. Este misterio de la vida de Cristo es una manifestación de la gloria del Hijo de Dios, una señal, dada a los Apóstoles, de la Divinidad de Jesús. A partir del día en que Pedro confesó que Jesús es el Hijo de Dios vivo, el Maestro comenzó a mostrar a sus discípulos que él debía ir a Jerusalén, y sufrir… y ser condenado a muerte y resucitar al tercer día (Mt 16, 21): Pedro rechazó este anuncio; los otros no lo comprendieron mejor. En este contexto se sitúa la Transfiguración de Jesús.

Jesús desea fortalecer la fe y la esperanza de sus Apóstoles, especialmente de los que estarán más próximos en los días tristes de la pasión y Muerte. La visión de Cristo glorioso en el Tabor, como un anticipo de la felicidad que aguarda en el Cielo a los que sean fieles, les ayudará a propagar y defender la fe en medio de las más duras persecuciones.

Dios ha hablado. Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle. Todo lo que Dios quiere decir a la humanidad lo ha dicho a través de Cristo, al llegar la plenitud de los tiempos. Por lo cual, el que ahora quisiese preguntar a Dios, o querer alguna visión o revelación, no sólo haría necedad, sino agravio a Dios, no poniendo los ojos totalmente en Cristo, sin querer otra alguna cosa o novedad. Porque le podría responder Dios de esta manera, diciendo: “Si te tengo ya habladas todas las cosas en mi Palabra, que es mi Hijo, y no tengo otra, ¿qué te puedo yo ahora responder o revelar que sea más que eso? Pon los ojos sólo en Él, porque en Él te lo tengo dicho y revelado, y hallarás en Él aún más de lo que pides y deseas; oídle a Él, porque ya no tengo más fe que revelar, ni más cosas que manifestar” (San Juan de la Cruz).

Entre otras cosas, Dios, con el maravilloso ejemplo de Cristo en su vida oculta, nos ha dicho que nos santifiquemos en la vida ordinaria. Es, por tanto, en la vida corriente donde hemos de buscar y encontrar al Señor.

En la vida ordinaria. La santidad en la vida ordinaria no es utópica sino real, sin caer en la mística ojalatera, que san Josemaría Escrivá llamaba así porque suele invocarse con un ojalá y tiene menos valor que la hojalata. ¡Ojalá no me hubiera casado, ojalá no tuviera esta profesión, ojalá tuviera más salud, ojalá fuera joven, ojalá fuera viejo!… Dejaos, pues, de sueños, de falsos idealismos, de fantasías (…) y ateneos, en cambio, sobriamente, a la realidad más material e inmediata, que es donde está el Señor. Lo único decisivo es alcanzar el Tabor, gozar de la visión beatífica, y lo conseguiremos por el camino seguro que discurre a través de la vida real, ordinaria.

La santidad consiste en amar a Dios en cada instante, viendo detrás de cada acontecimiento -también de una pequeña o grande contrariedad- su mano paternal y providente. De ordinario, Dios nos pide pequeñas cosas, vencimientos casi insignificantes, que objetivamente valen poco. Sin embargo, con ese poco -que es todo lo que tene­mos- podemos aliviar al Señor, desagraviarle, compensarle el desamor que ha reci­bido de nosotros y de los demás.

La Transfiguración del Señor

Anuncio de la Parusía. A él se le dio dominio, honor y reino. Y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron. Su dominio es un dominio eterno que no pasará; y su reino no será destruido. En la 1ª lectura Daniel nos habla de la visión del hijo del hombre. Cristo se aplicó a Sí mismo el título de hijo del hombre. Visión profética del juicio divino, de la segunda venida del Señor a la tierra. Al que viene en las nubes del cielo, se le da el reino universal y eterno. Los Apóstoles se convirtieron en los testigos del Reino que no tendrá fin. Ellos nos han dado a conocer el poder y la venida futura de nuestro Señor Jesucristo.

 

La autoridad apostólica sobre la condición divina de Jesús no se basa en fábulas ingeniosas, sino en los testigos oculares de la revelación de Dios en el Tabor, de su majestad. La Transfiguración del Señor garantiza la Parusía o segunda venida de Cristo. Si entonces el Señor dejó entrever su divinidad momentáneamente, al final de los tiempos se manifestará en plenitud y para siempre.

 

Misterio de luz. Misterio de luz por excelencia es la Transfiguración, que según la tradición tuvo lugar en el Monte Tabor. La gloria de la Divinidad resplandece en el rostro de Cristo, mientras el Padre lo acredita ante los apóstoles extasiados para que lo escuchen y se dispongan a vivir con Él el momento doloroso de la Pasión, a fin de llegar con Él a la alegría de la Resurrección y a una vida transfigurada por el Espíritu Santo (Juan Pablo II). Tuvo lugar poco después del primer anuncio que hizo el Señor a los discípulos de su Pasión, y de las palabras proféticas de que sus seguidores también tendrán que tomar su Cruz –Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame (Lc 9, 23)-, como para hacernos entender que nos es preciso pasar por medio de muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios (Hch 14, 22).

 

La contemplación de este misterio nos llenará de ánimos para afrontar con visión sobrenatural, paciencia y optimismo las contrariedades que se presenten durante la jornada, sobre todo las inesperadas. La senda de la felicidad pasa por el sacrificio: per crucem ad lucem!

 

El Tabor y el Calvario. Moisés y Elías habían visto la gloria de Dios en la Montaña; la ley y los profetas habían anunciado los sufrimientos del Mesías. Jesús muestra su gloria divina, pero también que para entrar en la gloria, es necesario pasar por la Cruz. Y cuando la Cruz se ama, y no simplemente se tolera, entonces el Señor nos colma de la eficacia y nos concede la alegría con la paz, como un trasunto de la bienaventuranza que nos reserva en el Cielo.

 

La Transfiguración recuerda a todos los cristianos que están llamados a acercarse más y más a Dios por el ejercicio de las virtudes teologales, manteniendo con Él un trato personal y directo. Este misterio luminoso habla especialmente de esperanza pues nos concede una visión anticipada de la gloriosa venida de Cristo el cual transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo glorioso como el suyo (Flp 3, 21).