A pesar de los pesares


San Josemaría Escrivá solía acercarse a rezar a la Basílica Vaticana. Durante muchos años lo hacía casi a diario. Frente a la Basílica y a los Palacios Vaticanos recitaba el Símbolo Apostólico, intercalando algunas palabras. Por ejemplo, cuando llegaba a la frase Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, etc. decía siempre tres veces seguidas: Creo en mi Madre la Iglesia Romana, a pesar de los pesares. En una ocasión creyó oportuno contar esta devoción suya al entonces Secretario de Estado, Cardenal Tardini, y cuando éste le preguntó qué quería decir con a pesar de los pesares, san Josemaría le respondió con simpatía: Sus errores personales, Eminencia, sus errores personales y los míos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s